Saltar al contenido
Test de Embarazo Online

Cómo es el flujo en el embarazo

El flujo vaginal suele acompañar a la mujer en todas sus etapas. Este flujo vaginal, también llamado leucorrea que significa “secreción blanca”, suele ser de color blanquecino, inodoro o con olor suave pero, ¿Cómo es el flujo en el embarazo?

Hola, ya estoy de nuevo con vosotras, empecé el blog con muchas ganas y, aunque continuo con la misma ilusión, quizás las fechas no acompañan para tener todo el tiempo que necesito. Ya hablamos en el artículo sobre los primeros síntomas de embarazo, entre los cuales, uno de los más comunes y que suelen presentarse siempre es el flujo vaginal. Ya hablamos del cómo observar el flujo para conocer los días fértiles hoy voy a hablaros sobre cómo es el flujo de una embarazada durante los 9 meses.


Como es el flujo en el embarazo

¿Cómo es el flujo en el embarazo?

Durante el embarazo, la capa de músculos de la vagina se hace más gruesa y las células que recubren la vagina se incrementan como respuestas a un incremento hormonas estrógenos típica en el embarazo, aumenta el riego sanguíneo hacia la zona y además se forma una barrera protectora llamada tapón mucoso, todo esto, hace que aumente la cantidad de descarga de flujo al principio del embarazo e, incluso, aumentará al final del mismo cuando el cuerpo de la mujer se esté preparando para el parto y comience a expulsar este tapón.

Lo que hay que tener en cuenta es que, el flujo vaginal en el embarazo debe ser igualmente de color blanquecino y nunca debe tener mal olor. Si esto no es así, probablemente, este flujo vaginal será consecuencia de una infección y deberás consultar y tratar con tu ginecólogo lo antes posible.

También es importante informar al ginecólogo, si todavía no estamos en la semana 37, en cualquiera de estos dos casos:

  • Si el flujo es claro y poco espeso, podría tratarse de una pérdida de líquido amniótico.
  • Si notamos un aumento repentino de flujo mucoso, espeso, de color transparente o amarillento o marrón, a veces teñido de sangre, ya que, podría ser síntoma de que el tapón mucoso del embarazo que se esta desprendiendo, lo que indica que el momento del parto se aproxima.

Recuerda que siempre puedes utilizar un gestograma para recordar en qué semana del embarazo te encuentras.

¿Cuándo no es normal el flujo vaginal?

Si detectas que tu flujo es amarillento, verdoso o espeso, acompañado de mal olor, ardor, picor, enrojecimiento o dolor, puedes tener algún tipo de infección vaginal como vaginitis bacteriana, tricomoniasis, …Como siempre aconsejo, consulta inmediatamente con tu ginecólogo. No te trates tú misma estas infecciones aunque ya las hayas pasado alguna vez y creas que puedes controlarlas, estas infecciones bacterianas pueden transmitirse al bebé durante el parto.

Otras infecciones vaginales como las aftas o llagas, pueden generar descargas anormales. Son habituales durante el embarazo y se pueden tratar fácilmente con cremas o supositorios. En ocasiones, un simple supositorio bastará para solucionar el problema.

Para prevenir las infecciones vaginales durante el embarazo recomiendan mantener una higiene íntima moderada y no excesiva, secarte bien después de la ducha para evitar que la zona de la vulva esté húmeda, evitar prendas ajustadas, limpiarse siempre de delante hacia atrás después de ir al baño… Y recuerda que no es recomendable utilizar tampones durante el embarazo.

En resumen, no te obsesiones con el tema. La intención con la que he escrito este artículo es para que tengas en cuenta cómo es el flujo en el embarazo y estés alerta si ves algo fuera de lo normal. No hace falta entrar en detalles de los los múltiples tipos de infecciones y enfermedades que pueden provocar un flujo anormal. Un consejo, no busques sobre el tema, simplemente, cuando veas que algo no es normal, consulta con tu médico. En ocasiones, una simple llamada de teléfono puede ahorrarte un disgusto. Él te dirá que hacer y te indicará si tiene que visitarte para coger una muestra para concretar qué puede ser.
Si has leído estas lineas seguramente estás embarazada o estás buscando quedarte. Recuerda lo importante que es tomar ácido fólico durante el embarazo e, incluso, cuando estás en busca de un hijo.
Nos leemos en la próxima y felices fiestas!